¿Has oído hablar de la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal, o también conocida como diástasis  de rectos, es la separación de los músculos abdominales del tejido conjuntivo por el debilitamiento de estos músculos, siendo su principal función mantener erguido el cuerpo, permitiendo la flexión e inclinación del tronco, así mismo también limitan la inspiración y favorecen la espiración.

Este problema generalmente ocurre durante el embarazo, aunque también puede producirse fuera de él, con malas posturas, levantando objetos pesados, aumentos de peso excesivos o en el parto.

La diástasis se presenta como un problema funcional y estético.

¿Tengo diástasis?

Si ahora mismo te estás haciendo esta pregunta, te recomendamos que visites a un profesional y te haga una valoración. No obstante puedes hacerte una pequeña observación tú misma, presta atención.

–          Túmbate boca arriba, sobre suelo firme, con las piernas dobladas y las plantas de los pies apoyadas.

–          Coloca las yemas de tus dedos en el abdomen a través del ombligo, es decir, tus yemas deberán de estar colocadas en los lados de la imaginaria –tableta de chocolate-.

–          Coge aire y al espirarlo, eleva tu cabeza y hombros hacia las rodillas.

–          Presta atención a qué pasa debajo de las yemas de tus dedos. Evalúa la anchura y la profundidad entre ambos rectos. ¿Se hunden tus dedos hacia abajo? ¿Aumenta la separación entre el recto derecho del izquierdo? Si es así, intenta valorar cuanta distancia de separación hay, si es mayor de 2,5 cm, podemos decir que existe diástasis abdominal. En este caso la mejor opción es que te valore un profesional.

¿Podemos solucionar la diástasis abdominal?

–          Electroestimulación: Su objetivo principal: Reforzar los músculos profundos del abdomen. Y si tu suelo pélvico también se ha visto afectado, podrás beneficiarte de esta técnica para mejorar la contracción de tus músculos perineales.http://arroyoprestigio.es/gimnasia-pasiva/

–          -Prohibido hacer abdominales tradicionales: Lo único que conseguirás es aumentar el espacio de los rectos ya separados y debilitados. También suponen un riesgo para el suelo pélvico.

–          Evita malas posturas. (Tanto de pie como sentado).

–          Usa fajas específicas para este problema.

–          Intenta mantener en contracción el musculo transverso abdominal, es decir intenta meter barriga todo lo que puedas, especialmente cuando estés cansado.

–          Intervención quirúrgica: Suele practicarse en casos severos, aquellos en los que no se ve ninguna mejoría, tras realizar un programa de recuperación.http://arroyoprestigio.es/cirugia-plastica/

¿Tiempo de tratamiento?

Siempre dependerá el tamaño de la diástasis, a mayor distanciamiento, mayor tiempo de tratamiento y mayor dificultad de recuperación.

Ejemplo: Diástasis de menos de 5 cm, el tiempo de tratamiento será en torno a los 3 meses, siempre y cuando se realice el programa establecido diariamente.

facebookgoogle_plusmail