proteccion solar

El pasillo de los productos de protección solar de una farmacia ofrece un montón de opciones, pero cuál es el adecuado para ti? Te mostramos cómo encontrar el protector solar que mejor se adapte a tu estilo de vida.

Qué son los protectores solares?

Los protectores solares son productos que combinan varios ingredientes que ayudan a prevenir la radiación ultravioleta del sol (UV) llegue a la piel. Hay dos tipos de radiación ultravioleta, los rayos UVA y UVB. Estos rayos dañan la piel, provocan el envejecimiento prematuro y aumentan el riesgo de cáncer de piel.

UVB es el principal culpable detrás de las quemaduras de sol, mientras que los rayos UVA, que penetran la piel más profundamente, están asociados con la formación de arrugas, flacidez y otros efectos inducidos por la luz del envejecimiento (fotoenvejecimiento).  Los protectores solares varían en su capacidad para proteger contra los rayos UVA y UVB.

¿Qué es el SPF (factor de protección solar por sus siglas en inglés)?

La mayoría de los protectores solares con un SPF de 15 o superior hacen un excelente trabajo de protección contra los rayos UVB. El SPF – o factor de protección solar – es una medida de la capacidad de un protector solar para evitar que los rayos UVB dañen la piel. He aquí cómo funciona:

Si se tarda 20 minutos para que su piel no protegida comience a ponerse roja, el uso de un protector solar SPF 15 teóricamente impide que enrojezca 15 veces más – alrededor de cinco horas.

Otra forma de verlo es en términos de porcentajes: SPF 15 filtra aproximadamente el 93 por ciento de todos los rayos UVB entrantes. SPF 30 impide la entrada de 97 por ciento y SPF 50 impide la entrada de 98 por ciento. Ellos pueden parecer insignificantes diferencias, pero si usted es sensible a la luz o tiene un historial de cáncer de piel, esos porcentajes adicionales harán la diferencia. Y como se puede ver, ningún protector solar puede bloquear todos los rayos UV.

Pero hay problemas con el modelo SPF: En primer lugar,  independientemente del factor, ningún producto ofrece protección durante más de dos horas sin una nueva aplicación. En segundo lugar, “el enrojecimiento” de la piel es una reacción a los rayos UVB solo y nos dice poco acerca del daño provocado por los rayos UVA. El daño puede producirse sin que aparezcan las marcas rojas de las quemaduras.

Quien debería utilizar protector solar?

Cualquier persona con una edad mayor de seis meses debe utilizar un protector solar todos los días. Incluso aquellos que trabajan en el interior están expuestos a la radiación ultravioleta durante breves períodos a lo largo del día, especialmente si trabajan cerca de las ventanas, que generalmente filtran los rayos UVB, pero no los rayos UVA.

Los niños menores de seis meses no deben exponerse al sol, ya que su piel es muy sensible a los ingredientes químicos de protección solar, así como a los rayos del sol. Sombra y ropa de protección son las mejores formas de proteger a los niños del sol.

¿Qué tipo de protector solar debería utilizar?

La respuesta depende del tiempo de exposición al sol. En todos los casos se recomienda un amplio espectro de protección solar que ofrece protección contra los rayos UVA y UVB.

Muchas lociones y cremas hidratantes tienen un protector solar (SPF por lo general 15 o mayor), y esto es suficiente para las actividades diarias con unos pocos minutos aquí y allá en el sol. Sin embargo, si trabajas fuera o pasas mucho tiempo al aire libre, necesitas protección más fuerte y productos de tipo resistente al agua. Los “resistentes al agua” y los  “muy resistente al agua” también son buenos para los días de calor o al practicar deportes, porque son menos propensos a gotear en los ojos cuando se suda. Sin embargo, estos filtros solares pueden no ser tan buenos para el uso diario. Son más pegajosos, no van tan bien con el maquillaje y es necesario volver a aplicarlos cada dos horas.

Muchos de los protectores solares disponibles en la actualidad combinan varios ingredientes  químicos activos y con el fin de proporcionar una protección de amplio espectro. Por lo general, al menos tres ingredientes activos se requieren. Estos generalmente incluyen derivados de PABA, salicilatos, cinamatos y / o metoxicinamato de octilo y cinoxato para la absorción UVB; benzofenonas (tales como oxibenzona y sulisobenzona) para la protección UVA de longitud de onda más corta; y avobenzona, ecamsule (MexorylTM), dióxido de titanio, u óxido de zinc para el espectro UVA restante.

¿Cuanta cantidad de producto tengo que utilizar y cada cuanto tiempo?

Para obtener la máxima protección solar es necesario aplicar sobre el cuerpo unos 30 ml. Los estudios demuestran que la mayoría de la gente aplica sólo la mitad de una cuarta parte de esa cantidad, lo que significa que el SPF real que tiene su cuerpo es más baja de lo anunciado. Durante un largo día en la playa, una persona debe utilizar alrededor de la mitad a un cuarto de un bote de  235 ml. Los protectores solares deben aplicarse 30 minutos antes de la exposición al sol para permitir que los ingredientes se unan completamente a la piel. Una nueva aplicación del protector solar es tan importante como su puesta en en el primer lugar, por lo que hay que volver a aplicar la misma cantidad cada dos horas. Los protectores solares también hay que volver a aplicarlos inmediatamente después de nadar, secarse con la toalla o sudar mucho.

Mitos muy comunes

1. El protector solar puede causar deficiencia de vitamina D.

Existe cierta controversia con respecto a este tema, pero pocos dermatólogos creen (y ningún estudio ha demostrado) que los filtros solares causan la deficiencia de vitamina D. Además, la vitamina D está disponible en suplementos dietéticos y alimentos como el salmón y huevos, así como leche y zumo de naranja enriquecido.

 

2.Si hace frío o está nublado fuera,  no necesitas protector solar.

Esto no es verdad. Hasta el 40 por ciento de la radiación ultravioleta del sol llega a la tierra en un día completamente nublado. Esta percepción errónea conduce a menudo a las quemaduras más graves, porque las personas pasan todo el día al aire libre, sin protección contra el sol.

¿Qué hay que hacer?

Comprar un producto de alta calidad con un SPF de 15 o mayor; comprobar sus ingredientes para asegurarse de que ofrece una protección de amplio espectro y decidir si funciona mejor para un uso ocasional o prolongado en el exterior. Por último, buscar el sello de la Fundación del Cáncer de Piel, lo que garantiza que es un producto de protección solar que cumple con los más altos estándares de seguridad y eficacia. Una vez que elijas el protector solar adecuado, usarlo de la manera correcta. Pero recuerda, no debes confiar solo en el protector solar para proteger tu piel contra los rayos UV; es sólo una parte vital de un programa completo de protección solar. Siguiendo nuestras directrices de prevención, puedes disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de piel, mientras que ayudas a que tu piel se vea más joven durante más tiempo.

facebookgoogle_plusmail