implante capilar

Implante capilar – recupera tu pelo

El cabello sano y abundante es una característica de la juventud. Cualquier hombre o mujer, desea mejorar su apariencia, teniendo una cabellera con estas condiciones. No existe en la actualidad ningún método que cree nuevo pelo. Aún no es posible clonar o cultivar un folículo piloso. Las técnicas quirúrgicas se orientan a la redistribución del pelo ya existente.

¿Qué es el implante capilar?

El trasplante capilar es una técnica quirúrgica, consiste en extraer una tira de cuero cabelludo de la zona occipital (zona donante). Esta tira, a través de una óptica especial, se fracciona en microinjertos. Estos microinjertos, representan una unidad folicular, y pueden tener entre 1 y 4 folículos pilosos.

Los microinjertos capilares son colocados por medio de un bisturí especial en la zonas alopécicas (sin cabellos). Se utiliza el cuero cabelludo de la zona occipital como zona donante, ya que esa zona, no esta influenciada por las hormonas masculinas, con lo cual, el pelo implantado no se volverá a caer.

La cicatriz de la zona occipital donante, se cierra con una sutura que no dejará cicatriz ni alopecia en el futuro. Estos puntos se quitarán a los 15 días.

La intervención se realiza con anestesia local, y sedación, en un quirófano perfectamente equipado. Es una cirugía estética ambulatoria, el paciente se va de alta a las 3 o 4 horas después de terminado el procedimiento sin ningún tipo de vendaje. La cirugía dura entre 2 y 5 horas.

 

Se colocan injertos de 1 a 2 cabellos cada uno en la zona frontal. El diseño debe ser natural. En las zonas centrales del cuero cabelludo se pueden colocar injertos de 3 a 4 folículos, que lograrán dar un mayor volumen capilar.

Se pueden realizar microimplantes capilares en los siguientes casos:
  1. Hombres con cualquier grado de alopecia androgénica.
  2. Pérdida de cabello por accidentes (traumatismos, quemaduras), heridas y cicatrices en cuero cabelludo, infecciones, quemaduras.
  3. Secuelas de liftings que llevaron a la pérdida de la patilla o a cicatrices alopécicas.
  4. Mujeres postmenopáusicas con calvicie.

Los resultados son definitivos, los cabellos extraídos de la zona donante, por sus características genéticas, vivirán y crecerán toda la vida. Se caerán cabellos propios, pero nunca los de la zona implantada.

Los implantes de pelo pueden devolver el aspecto juvenil que solía tener y le permitirá comenzar a vivir su vida de nuevo.

Por lo general, tarda unos meses que los injertos capilares trasplantados se adapten a su nuevo entorno y restablecerse  a sí mismos, pero cuando esto ocurre el pelo realmente comenzará a crecer de nuevo. Y no hay preocupaciones acerca de esta caída del pelo porque el pelo en la parte posterior de la cabeza no es susceptible a la calvicie, como la parte superior.

 

facebookgoogle_plusmail