Liposucción y lipoescultura

Liposucción y lipoescultura – técnicas para eliminar grasa

¿Qué es la liposucción?

La liposucción es una técnica quirúrgica del campo de la cirugía estética que está destinada a eliminar los cúmulos de grasa que suelen aparecer en lugares como los glúteos, las piernas, tobillos y rodillas, abdomen … e incluso en otros lugares menos frecuentes como la papada o los brazos.

La liposucción es un tratamiento invasivo, en el sentido en el que hay que pasar por el quirófano y utilizar una cánula con tal de absorber todo ese exceso de grasa.

¿Qué es la lipoescultura?

Últimamente, se está poniendo de moda un tipo de lipoescultura donde no es necesario todo este proceso, es decir, se trataría de una liposucción sin cirugía (destinada a gente que tiene menos cantidad de grasa a eliminar).

Con la lipoescultura intentamos eliminar acúmulos de grasa localizada que no se ha eliminado durante la realización de una dieta para adelgazar. Es normal que ésto ocurra, pues no siempre podemos acabar con toda la grasa que queremos, y si lo hacemos, es lógico que en alguna parte quede algún nódul de grasa que nos es imposible eliminar por mucho que hagamos. En este caso, lo más rápido y seguro es la liposucción.

liposucción

Hay que dejar clara una cosa: la liposucción no es un remedio contra la obesidad.

Antes se empleaban cánulas muy gruesas, por lo cual había riesgos de dejar pozos o depresiones en la piel, se utilizaba anestesia general, el paciente debía quedar hospitalizado durante 24 horas y existía un sangrado importante.

En la actualidad, todos estos inconvenientes son inexistentes en manos de un buen profesional que utilice la técnica adecuada y con los estudios previos que valoren la salud del paciente.

Antes de la cirugía, el paciente deben realizarse una analítica completa, una ecografía de abdomen si fuera necesaria, rx de tórax y electrocardiograma.

Existen varias técnicas para llevar a cabo una liposucción.

La técnica tumescente es la más usada. Consiste en infiltrar solución fisiológica con adrenalina y un anestésico en las zonas que se van a lipoaspirar a través de pequeñas incisiones de 1-2 mm estratégicamente situadas. La solución fisiológica, hincha e hidrata a la célula grasa (adipocito) lo cual facilita su extracción. La adrenalina es un fármaco que produce vasoconstricción, osea disminuye el calibre de los vasos, con lo cual disminuye el sangrado. La lidocaína es un agente anestésico que impedirá el dolor durante la cirugía y unas horas después de la misma.
Luego por las mismas incisiones se introducirán finas cánulas conectadas al lipoaspirador que con movimientos de vaivén, extraerán toda la grasa sobrante.

Terminada la operación no se dan puntos, simplemente se coloca una faja compresiva que el paciente se quitará a partir del día siguiente para ducharse. Esta faja la debe usar durante un mes y su finalidad es comprimir las zonas operadas para disminuir el sangrado y para que la piel se adapte y se retraiga.

La duración de la liposucción varía entre 1 y 3 hs., según el caso. El paciente quedará hospitalizado entre 4 y 8 hs después de la cirugía aproximadamente. A las 48 hs. puede comenzar con un ritmo de vida casi normal.

Esta cirugía siempre se debe realizar en un quirófano y con un anestesista que realice los controles del paciente y administre una sedación, la cual junto a la anestesia local que administra el cirujano, otorgarán al paciente seguridad y confort.

Se pueden lipo aspirar las siguientes zonas del cuerpo: papada, brazos, region preaxilar, abdomen, pubis, espalda, flancos, glúteos, región trocantérea (cartucheras), muslos, cara interna de muslos, rodillas, tobillos.

Antes de la liposucción:

1. La cita con el cirujano plástico

Durante la primera visita al cirujano plástico, éste te realizará un historial clínico, preguntándote cosas como si has sido operada en alguna ocasión de algo, si eres alérgica a alguna cosa, etc.

El cirujano estudiará tu cuerpo e incluso podrá realizarte una simulación de cómo serían los resultados obtenidos. Te explicará la operación paso por paso y resolverá todas las dudas que puedas tener, como los cuidados que deberás tener durante el postoperatorio, los precios de la liposucción , etc.

Una vez dado este primer paso, te mandará a la consulta del anestesista.

2. El anestesista

El anestesista también te hará un pequeño historial médico, y pedirá una serie de pruebas para comprobar que realmente estás sana y puedes pasar por un quirófano. Entre estas pruebas puede haber:

  • Una analítica, para ver que no tienes ninguna complicación como la anemia, falta de glóbulos rojos, etc.
  • Un electrocardiograma, para comprobar el estado de tu corazón.
  • Una placa de tórax, con el objetivo de descartar cualquier tipo de problema.
  • Una vez dados estos pasos, sólo tendrás que quedar con el cirujano plástico un día para que te pueda operar.
La operación de liposucción:

En realidad, la operación de liposucción no es muy complicada que digamos (no es por ejemplo como larinoplastia, donde el cirujano tiene que utilizar su destreza para conseguir una nariz armónica).
Una vez en el quirófano, el anestesista pasará a realizar su trabajo.

Si la lipoescultura que vas a hacerte es en zonas pequeñas, como los tobillos, las rodillas o los brazos, generalmente se utiliza una anestesia local acompañada de algo de sedación. Si por el contrario, la zona a tratar es más amplia, como las piernas enteras y el abdomen, la anestesia más óptima es la anestesia general. Así se evitan las molestias al paciente.

Una vez el paciente está anestesiado, se procede a infiltrar suero fisiológico en las zonas donde se va a extraer la grasa. Este suero tiene que estar muy frío pues lo que se busca es un efecto vasoconstrictor (para sangrar lo menos posible).

El cirujano introducirá unas finísimas cánulas por los pequeños cortes que te habrá realizado y empezará a absorber toda la grasa localizada. Primero empezará eliminando la grasa más profunda, luego la más superficial. La cantidad de grasa a absorber depende, lógicamente, de la zona tratada y del exceso de grasa del paciente, pero como norma general no se suele recomendar eliminar más de 5 litros de grasa.

Una vez hecho ésto, te aplicará un vendaje compresivo y dejará que despiertes.
Lo mejor es que escuches de la mano de un buen cirujano plástico qué es y cómo se realiza la operación de lipoescultura.

Cuidados durante el postoperatorio de la liposucción:

Lo más destacable de esta operación es la utilización de vendajes compresivos (o fajas) durante el periodo de recuperación.

La finalidad de estas fajas no es más que ayudar a la piel a volver a su sitio y eliminar la posibilidad de que la piel quede flácida. Por eso es importante llevar ese vendaje durante el tiempo necesario y así obtener los mejores resultados de la liposucción.
También es posible que el cirujano te recete algunos medicamentos. Entre ellos, puede ser algún tipo de antibiótico (con el ánimo de eliminar la posibilidad de que padezcas cualquier tipo de infección) y, por supuesto, medicamentos antiinflamatorios para bajar al máximo la hinchazón.

Durante unos días, deberás guardar reposo en casa sin posibilidad de hacer grandes esfuerzos. Esto incluye el no poder ir al trabajo, así que deberás pedir la baja médica (generalmente una semana).

Un vez pasado este tiempo, volverás a hacer vida normal sin problemas, aún cuando todavía tengas moratones por todas las zonas en las que se ha eliminado grasa.

Estos moratones perdurarán durante unos cuantos días, pero no suponen peligro alguno para la salud del paciente.

facebookgoogle_plusmail